Comer Sano

Comer sano con poco dinero
Para llevar una dieta equilibrada no es necesario asignar una gran cantidad de recursos, sólo es cuestión de organizarse y elegir alimentos saludables

 
La comida es necesaria para sobrevivir, por lo que no podemos escatimar en gastos y reducir la calidad de lo que consumimos. Existe una forma de alimentarnos sanamente, que de manera adicional al ahorro que implica en nuestro presupuesto, nos hará sentir mejor tanto física como psicológicamente.

Para llevar una dieta equilibrada no es necesario asignar una gran cantidad de recursos, sólo es cuestión de organizarse, elegir alimentos saludables, económicos y que además contribuyan a mantenernos con buena salud.

Evitar los productos de conveniencia

Elegir a conciencia los alimentos que vamos a consumir es un factor de ahorro importante, puesto que en ocasiones compramos productos que almacenamos hasta olvidarnos de que existen, provocando un gasto innecesario, ya que dejamos de invertir en comestibles de primera necesidad y no aprovechamos debidamente nuestro dinero.

Por eso le recomendamos que antes de acudir al supermercado, realice una lista con todas las cosas que desea comprar, de preferencia priorice sus alimentos, esto le dará la posibilidad de analizar cada uno de los productos que requiere para un menú diario saludable.

Normalmente adquirimos productos industrializados que contienen grandes cantidades de azúcar y grasas que afectan nuestro metabolismo generando obesidad o malestares estomacales, lo cual puede representar un egreso importante en atención médica.

Frutas y Verduras

Le sugerimos comprar frutas y verduras frescas; ya que conservan mejor su sabor y propiedades nutricionales que las congeladas o enlatadas; además, su costo es menor si las adquiere cuando están en temporada. De lo contrario opte por los congelados cuando su precio esté más bajo, consérvelas hasta el momento que las desee utilizar para que de esta manera tenga una gran variedad de frutas y legumbres cuando las requiera sin tener que pagar los elevados costos que implica obtenerlas fuera de temporada.

Los productos frescos siempre van a ser mejor para su salud y su bolsillo. A pesar de que los alimentos enlatados o congelados son más fáciles de preparar, sus precios son elevados; debe evaluar la comodidad comparada con su presupuesto para que elija la opción adecuada para su familia.

Aves, carne y pescado

La carne, el pollo y el pescado son los productos de mayor costo de nuestra dieta diaria. Para ahorrar en éste tipo de proteicos, los puede reemplazar algunas veces por leguminosas como: fríjol, lenteja y garbanzo, acompañados de un cereal o huevos, que en conjunto le aportarán las mismas proteínas a un mejor precio.

El fríjol tiene muchos beneficios que pueden ayudarnos a economizar, puesto que en ésta legumbre podemos encontrar diversos elementos importantes para nuestro organismo como: proteínas vegetales, carbohidratos, antioxidantes y fibras que no contienen sodio, grasa ni colesterol; lo que hace de éste, un alimento que puede sustituir a otros por su riqueza en nutrientes y bajo precio.

Economizar productos en preparación de alimentos

Evite agregar demasiado aceite al preparar sus alimentos porque además de perjudicar su salud, es un gasto que se puede reducir.

En lugar de utilizar arroz blanco, una opción para economizar es consumir arroz integral, el cual contiene mayor cantidad de nutrientes y vitaminas a un costo accesible.

También, sustituir el azúcar de sus postres por frutas de la estación le ayudará a controlar su peso, lo cual es muy importante ya que de ésta manera evitaremos aumentar el porcentaje de masa corporal y enfermedades consecuentes a este padecimiento, como la diabetes.

Aprovechar las ofertas

Le recomendamos estar al pendiente de ofertas o cupones de descuento para que adquiera los alimentos a un menor precio y sea más factible comprar lo que le agrade a usted y a su familia. Si de momento no lo va a ocupar, es aconsejable congelarlo para que tenga variedad en la preparación de sus alimentos sin gastar demasiado,.

Una manera de reducir egresos importantes en víveres es adquiriendo productos no perecederos a granel, ya que es más económico comprar por volumen que individualmente. Sólo revise las fechas de caducidad para asegurarse de que le serán útiles al momento de ocuparlas.

En el caso de las bebidas, reemplace el consumo de refrescos y bebidas energéticas por jugos de fruta natural o agua, con esto disminuirá considerablemente su presupuesto en este rubro, además de ayudarle a mantener un cuerpo saludable.

Comer en restaurantes

En ocasiones nos vemos obligados a comer fuera de casa, debido a que algunas actividades diarias pueden ocupar mucho tiempo, lo que impide preparar nuestros alimentos para tener la seguridad de limpieza y calidad de éstos.
Sin embargo, existen restaurantes que ofrecen menús muy completos a un precio módico, pero es muy importante que preste atención al lugar donde pretende consumir para prevenir contraer alguna enfermedad. Procure no entrar a lugares que no le inspiran confianza o comer en la calle, es preferible cuidar lo que ingerimos para evitar molestias mayores y gastos adicionales.

Busque establecimientos limpios y agradables que le ofrezcan menús de bajo costo, porque al consumir por platillo, los precios se elevan sin percatarnos del sobreprecio que pagamos. Los paquetes usualmente resultan más económicos. Tomando en cuenta éstos puntos, las comidas en restaurantes no afectarán su salud  ni su bolsillo.

Es muy fácil comer lo que deseamos a un bajo costo, sólo tenemos que organizarnos y analizar nuestras posibilidades para consumir de acuerdo a nuestro presupuesto; de esta forma, podemos tener acceso a alimentos saludables y ricos a un costo considerable.
* Con información de VISA